The ZooBlog El Blog de Nuestros Coaches

 
Download Free Templates http://bigtheme.net/ Websites Templates

  • “Pequeños ladrillos construyen grandes edificios”.

    Esa es la razón por la que resulta difícil establecer una jerarquía a la hora de destacar la importancia de unos músculos sobre otros. Especialmente cuando sabemos que el protagonismo del músculo largo movilizador sólo puede desarrollarse cuando los pequeños estabilizadores cumplen con su parte de la tarea. De la misma manera que la actriz brilla en pantalla cuando maquilladores, estilistas, iluminador, realizador y guionistas han realizado su trabajo correctamente.

    Cuando en esta entrada te hablaba de unos músculos con poca fama, ya te contaba como la fortaleza fisica, que se ha vinculado al desarrollo muscular, ha pasado de ser representada por el lucido bíceps, desarrollado a golpe de mancuerna; a la tableta de chocolate, que lucen los futbolistas cuando termina el partido y se quitan la camiseta para volver a vestuarios (¿Por qué será que siempre lo hacen los mismos?) hasta que hubo quien nos dijo: la fortaleza está en el transverso del abdomen y en esas ya obsoletas formaciones nos convencieron de que teníamos que dejar a los alumnos sin respiración a base de repetirles “ombligo adentro" en cada ejercicio.

    De la misma manera que te hablaba de músculos que de pronto saltan a la fama, hay otros que vete a saber por qué acaban teniendo muy mala prensa. Son como las muelas que sólo se habla de ellas cuando dan guerra a pesar de que cumplen con una tarea imprescindible el 99% de los días. Pues por lo que escucho a mis alumnos en clase cada semana, me parece que algo parecido ocurre con el psoas. Me duele, me molesta, se me carga…

    A pesar de que la cultura popular le atribuya esa mala fama, las últimas semanas he estado leyendo varios artículos referentes a este músculo, las características que lo distinguen e incluso algunos errores que cometemos al referirnos a él que creo que te pueden interesar.

    1. El iliopsoas o psoas ilíaco no existe. Existen dos músculos diferenciados que, si bien es cierto que comparten un mismo punto de inserción en el fémur. Esto es lo único que tienen en común. El iliaco es un flexor de cadera mientras que el psoas es un estabilizador de la columna. Se les agrupa como unidad funcional cuando la única razón real para hacerlo que uno se encuentra junto al otro.

    2. El psoas no es un flexor de cadera. El psoas une 22 estructuras diferentes en tu cuerpo la mayoría de ellas en las vértebras y las conexiones de los discos intervertebrales. Solo hay dos que se encuentran fuera de la columna, en la parte más baja. En el femur. Como te contaba anteriormente el psoas tiene mayor capacidad para actuar sobre la columna lumbar (como estabilizador en este caso) que sobre la cadera .

    3. El psoas es el único músculo que une la columna con las piernas. Como te decia en el punto anterior este musculo une distintas estructuras a lo largo de la columna y es el único que a su vez se inserta en el miembro inferior. Eso hace que tenga un rol fundamental en un patrón motor básico que todos realizamos cada día y que te cuento en el siguiente punto.

    4. El psoas es el músculo fundamental en la marcha.La marcha se produce en la medida que el psoas libera la tensión y permite que el patrón cruzado pierna brazo se produzca. Si alguna vez has experimentado o has visto una transición en triatlón al pasar de la bicicleta a la carrera puedes hacerte a la idea de lo que supone tener exceso de tensión o acortamiento en este músculo ( literalmente no puedes correr derecho ).

    5. El psoas es el principal “culpable” de la curvatura lumbar. Que a su vez es la que posibilita que podamos erigirnos sobre dos patas que fue el paso previo a caminar. Evolutivamente, el psoas no tenía ninguna funcionalidad en los mamíferos hasta que llegamos a estar de pie. En ese momento este músculo tracciona de la columna lumbar hacia adelante y crea esta curva que permite la estabilidad solamente utilizando las extremidades inferiores para ese fin.

    6. Incluso la posición de nuestra cabeza puede verse afectados por un psoas acortado. A través de las inserciones que este músculo posee a lo largo de la columna dorsal y lumbar lo que en este acontece afectará de manera directa al diafragma, al trapecio, al cuadrado lumbar que también son fijados a estas vértebras. Es por ello que, la excesiva tensión en el psoas puede condicionar la funcionalidad de la parte superior del tronco, caja torácica y por supuesto la situacion de la cabeza respecto al eje. No seran los músculos escalenos los que se libren en ese caso de verse también acortados .

    7. Un psoas acortado puede condicionar el patrón respiratorio. El músculo psoas está estrechamente relacionado con el diafragma a través de una capa de tejido fascial que los conecta. Esto hace que la tensión del psoas puede comprometer potencialmente al patrón respiratorio. Una correcta activación relajación del psoas supondrá el mismo efecto en el diafragma haciendo de la respiración una tarea más fácil.

    Fuente: Manuel Alcazar, whynotpilates.net

Buscar

Iniciar Sesión

En línea:

Hay 25 invitados y ningún miembro en línea

¿Listo Para Soltar Tu Lado Animal?

Reserva tu Sesión de Entremamiento y Comienza Tu Plan Personalizado.

Reserva Ahora